Este Martes y Miércoles  Janet Yellen, Presidente del Banco Federado de Estados Unidos (FED) declaró ante el Congreso por primera vez desde que Donald Trump asumió la presidencia del país.

Uno de los puntos importantes que mencionó, es la gran probabilidad de que en el mes de Marzo realicen nuevamente unaumento en las tasas de interés. Ya a finales del 2017 habían mencionado la posibilidad de tres incrementos este año.

Las tasas de interés son una de las tantas herramientas con las que cuentan los bancos centrales de los diferentes países para afectar su economía.

Las tasas de interés bajas estimulan la economía. Las personas no tienen miedo de endeudarse y más bien aprovechan para hacerlo, o sea, se promueve el consumo de productos, bienes raíces y servicios, lo cual genera ingresos a las empresas y personas que venden los mismos y al mismo tiempo ingresos al gobierno vía impuestos.

Los bancos también se ven beneficiados al lograr colocar mucho más dinero en préstamos y recolectar intereses aunque sean menores. Al haber mucho consumo y demanda, el costo de los productos y de vida en general tiende a bajar.

Las tasas de interés altas tienden a utilizarse una vez que la economía ha sido reactivada y va progresando, con el fin de ir estabilizando y lograr un sano equilibrio. Promueve lo inverso, bajo endeudamiento, menor consumo, que no haya sobre oferta. Al haber menor demanda de productos y servicios estos tienden a subir de precio y por ende la tasa de inflación o costo de vida empieza a subir.

La FED siente que la economía ha logrado ya niveles positivos en varios indicadores, especialmente en la tasa de desempleo, actual en 4.8%  y el consumo (ventas al detalle) que ha venido subiendo casi mes a mes.

La meta de inflación (costo de vida) está en el 2%, actualmente está en 0.6%  y en eso necesitan trabajar,  en subirla.

De momento esperaremos a la próxima comunicación oficial por parte de la FED, programada para el miércoles 15 de Marzo para confirmar cuál será su próxima acción.